Páginas

lunes, 31 de julio de 2017

Los hombres silenciosos

Tengo varias miradas y conclusiones acerca del por qué los hombres están tan ausentes a la hora de hablar de la infertilidad.
Primero lo que ya comenté en otra entrada, que está claro que la mayor carga tanto física como mental de todo el proceso lo lleva la mujer. Pero el tema es que la mayoría de la otra mitad, la de los hombres, se mantiene casi invisible.
Yo con éste humilde blog me hago cargo y quiero soltar acá todo lo que me dejó como hombre pasar por la infertilidad, compartirlo para que otros se sientan un poco acompañados, decir lo más claro y sincero que pueda que sí, SOY INFERTIL y no me siento menos hombre por eso.
Y ahí está una vieja creencia que me parece que se mantiene firme en nuestra sociedad y deriva en el silencio de los hombres. Se avanzó mucho en cómo la gente toma algunos temas que décadas atrás no se hablaban en público y eran tabú pero donde entiendo que no se avanzó mucho es en la crueldad de los hombres para con sus semejantes infértiles y por eso, por miedo al tristemente famoso “¿qué dirán?” todos juegan de callados en el truco de no poder tener hijos. Esto se relaciona directamente con la idea de ser “menos hombre”. Y lo digo porque a mí me pasó, cuando me enteré que no iba a tener posibilidad de ser papá con mi esperma fue una de las cosas que se me pasó por la cabeza, tener ésa estúpida idea dando vueltas. A la distancia entendí todo lo contrario y hasta podría decir que me siento más “macho” que cualquier padre. Porque la peleé, mucho, con fuerzas que ni enterado que tenía, sostuve hasta donde pude hacerlo, a mi mujer y a mí.
En estos días de comenzar a escribir volví a recorrer blogs, webs y sitios de Facebook para reconfirmar que no hay hombres participando, no hacen comentarios, no existen los hombres escribiendo sobre ser infértil desde nuestra mirada. Y no lo termino de entender. ¿O soy yo el único que terminé en una psicóloga y en psiquiatra entre tantos otros doctores porque fui el único en la faz de la tierra que no se bancó el dolor y la frustración? Vamos muchachos! O me enseñan acá abajo en los comentarios cómo hicieron o se sacan el traje de superhéroes cero sufrimiento y empiezan a aparecer y mostrar cómo la pasamos los hombres que no.
Quiero creer que no somos robots sin sentimientos. Que no sólo somos en la pareja los encargados de aportar el dinero para los tratamientos, algún abrazo contenedor cuando hace falta y listo.
Reconozco sin embargo que es muy difícil hablar del tema, con los cercanos y los lejanos. No voy a pretender que de golpe se forme la Unión de Hombres Infértiles y andemos por la vida gritando nuestra condición. O hacer un partido político que en lugar de Podemos como el de España se llame No Podemos. Pero lo que sí estaría bueno es que no sea cosa de mujeres hablar de diagnósticos, tratamientos, inyecciones, médicos, centros de fertilización y un largo etcétera. Por ejemplo, lo mío es Oligoastenoteratozoospermia, es decir, pocos en cantidad, malos de forma y poca movilidad. Sumale una fragmentación del ADN del 21% y cantamos Bingo. Una combinación desastrosa. ¡Pero que divertido decir la palabrita de corrido! A ver quién se anima.
Pido a los que somos hombres infértiles que seamos más visibles también porque a veces me da la sensación que somos pocos, como si en la pareja la infertilidad fuera siempre “culpa” de la mujer y los hombres fueran todos machos infalibles y perfectos. Estoy segurísimo que a ellas les encantaría vernos opinar y comentar en redes sociales y charlar más despojadamente del tema.
Releo mientras escribo y la mía parece una mirada feminista pero lo cierto es que no, que lo que no me gusta es la oculta imperfección del hombre y que no lo podamos hablar como lo hacen ellas. Hago mi autocrítica diciendo que yo tampoco anduve por ahí contando mi infertilidad y que siempre me costó mucho hacerlo, sólo a pedido. Pero bueno, un día se empieza y acá estamos sacando todo para afuera.

4 comentarios:

  1. Otto Paredes Guiñan2 de enero de 2018, 14:51

    Muy interesante tu escrito, como profesional que trabaja con parejas con dificultades reproductivas pienso que eres muy valiente al expresar públicamente tu condición de infertilidad. Espero tu blog ayude a tantos hombres que comparten tu condición y no lo expresan, a la final la mayoría de las veces criar un niño en cosa de dos y ambos miembros de la pareja tienen temores, ansiedad, dudas pero también expectativas, sueños y deseos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Otto, muchas gracias por tus palabras y por compartirlo en tus redes. Cuesta muchísimo hacernos cargo y mucha gente leyó lo que compartiste asi que quizás le haya servido a algunos hombres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Otto Paredes Guiñan16 de enero de 2018, 21:22

    Saludos !! que bueno saber que te agradó el que haya compartido tu escrito, pienso que es muy importante difundir información, son muchísimos los hombres que no tienen idea, así como mujeres, médicos y personal de salud que solo enfocan la fertilidad como un "problema" de las mujeres.
    Con tu permiso, voy a hacer referencia a tu blog periódicamente, esperando así, ser un agente multiplicador de tu proposito de ayudar a otros hombres a informarse

    ResponderEliminar
  4. Tienes todo el permiso, está ahí para ser leído y compartido y que otros se sientan acompañados e identificados. Muchas gracias.

    ResponderEliminar